Páginas

sábado, 8 de noviembre de 2014

GALLETAS PINTADAS A MANO

Hace unos años era una apasionada a la pintura.Con 12 o 13 años incluso me apunté a un curso de dibujo y pintura para perfeccionar los trazos y la técnica que requería esta disciplina.

Con el tiempo mis inquietudes fueron cambiando,la adolencencia,después el trabajo,la familia... en fin,fui dejando aparcados los pinceles durante unos cuantos años.

Por suerte llegó a mí la repostería creativa,como nueva forma de dar salida a mi inspiración y a las locas ideas que llegan a mi cabeza.Tuve mis acercamientos a los cupcakes, al fondant...pero lo que de verdad me da satisfacción son las galletas decoradas.

Aunque como bien sabéis hasta hace poco mis galletas eran enteramente decoradas con fondant,de un tiempo aquí he descubierto la glasa.Síiii ,eso a lo que yo tenía tanto miedo y que me está dando a día de hoy tantas alegrías.




No puedo pasar ni una sola semana sin preparar una buena hornada de galletas y poner en práctica nuevas técnicas.Comencé con el wet on wet.







Probé con la filigrana y el brush embroidery.






También salieron de mi horno unas cuantas galletas de bebé.






Pero con lo que de verdad disfruto son con las galletas pintadas.






Es mi nueva pasión.Son de esas galletas que no soy capaz de comerme.Tan delicadas,tan coloridas.Mis pequeñas obras de arte que me transportan a mi niñez,con mis pinceles,con mis trazos,sin otra preocupación que intentar crear algo bonito.




Hay semanas que pienso en que lo que hago no tiene sentido,no me lleva a ninguna parte.Podría buscarme cualquier otro hobby,uno más barato y que no requiera tantísimo tiempo,tiempo que a veces es tan necesario.Pero cuando acabo cada una de mis galletas,siento que he disfrutado,me siento relajada,feliz,capaz de hacer lo que yo quiero.

Aveces estoy muy pendiente de la página,espero con ansia cada uno de los "me gusta",comentarios,para ver si de verdad gusta lo que hago o tan sólo es una ilusión mía.

Otros días pienso que aunque la página no tenga movimiento,¡¡¡qué narices!!! disfruto con lo que hago y eso es lo que importa,sentir que por momentos sólo estamos mis galletas y yo,sin estrés,sin la presión del trabajo,sin mirar el reloj,sólo disfrutando.

Espero que estas imágenes os hagan disfrutar visualmente tanto como yo disfruto con ellas.





Un saludo a l@s que pasáis por mi pequeño rinconcito a leerme.

viernes, 7 de noviembre de 2014

BIZCOCHO DE YOGUR Y CHOCOLATE

Empieza el frío y con él llegan las más deliciosas recetas,esas que gustan a pequeños y mayores y que son sencillas de hacer.

Durante el verano me he dedicado a hornear sólo galletas,pues requieren de poquito tiempo en el horno y son la excusa perfecta para quitar las ganas de algo dulce y creativo.

Pero ahora con este tiempo tan raro que tenemos,en el que hemos dejado atrás la ropa de verano,para acoplarnos directamente la de invierno,no queda otra que encender el horno para caldear un poquito la temperatura de nuestra cocina,vamos que es la excusa perfecta para ponerse a cocinar algo rico,así que hornos encendidos y a disfrutar.

En esta ocasión os traigo un bizcocho que es ideal para desayunos y meriendas ( que me lo digan a mí y al peque que nos ha durado dos asaltos ).

Vamos con los ingredientes:
- 12o g de mantequilla a temperatura ambiente
- 330 g de azúcar
- 3 huevos
- 200 g de harina común
- 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico 
- 1 yogur griego azucarado
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 1oo g de gotas de chocolate

Para la cobertura de chocolate ( ganache)
- 50 g de nata para montar
- 100 g de chocolate con leche

Horno a 170º

Comenzamos mezclando la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee y quede bien integrado.Vamos incorporando a la mezcla los huevos uno a uno, a ser posible que esté a temperatura ambiente.

TIP: Si se nos ha olvidado sacar previamente los huevos de la nevera,podemos sumergirlos unos minutitos en un bowl con agua caliente,esto nos asegura que la mezcla quede homogénea,siembre es mejor mezclar los ingredientes a tª ambiente que en frío.

Añadimos a la mezcla de yogur y el extracto de vainilla.Os dejo en la foto más abajo el que yo utilicé.

Ahora poco a poco vamos añadiendo la harina,que previamente tendremos mezclada con el bicarbonato.

Finalmente añadimos las gotas de chocolate y al molde.

Yo he usado este desechable,pero si tenéis uno de plum cake pues perfecto.



Os enseño el extracto.




El primer frasquito que véis es extracto puro de vainilla de madagascar,lo que se llama vainilla bourbon,sólo con el olor ya os apetecerá comeros el bizcocho,esta es de la marca Lorann pero podéis encontrarlo de otras marcas en tiendas especializadas.Por supuesto podéis usar otros extractos más comerciales como el de Vahiné que lo encontraréis en cualquier supermercado,pero os que si probáis el bueno ya no lo cambiaréis por nada del mundo.

El otro bote es spray desmoldante,este de la marca wilton,con muy poco conseguimos que el bizcocho no se pegue al fondo y nos ahorramos la operación engorrosa de enharinar y enmantecar el molde.No es necesario tenerlo,pero es muy útil ( y a mi me encanta probar todas estas cositas,jeje ).


Vamos con el bizcocho al horno.





En el horno os tardará como unos 40 minutos,pero ya sabéis que lo de los hornos es un mundo.Os aconsejo empezar a controlar a los 35 minutos para que no se os queme.

Como siempre sacaremos el bizcocho a una rejilla y cuando hayan pasado unos minutos desmoldamos.

Dejaremos enfriar y prepararemos nuestro ganache para bañarlo,para ello pondremos la nata en un cazo y en cuanto comience a hervir la volcamos sobre el chocolate que tendremos previamente troceado.Sólo nos queda remover bien la mezcla para que el chocolate termine de derretirse y así en caliente lo verteremos sobre nuestro bizcocho.




Podéis dejarlo así tal cual o decorarlo como yo con chocolate blanco rallado y unos cuadraditos de choco por encima,ummmmmmm...rico rico.

La prueba de lo bueno que está es esta foto,donde podéis apreciar lo esponjoso que queda.




Probadlo y me contáis ;-)