Páginas

jueves, 14 de mayo de 2015

RAINBOW COOKIES PIROGRABADAS

Después de casi un mes sin pasarme por aquí en el que he vivido obsesionada con pintar galletas,me he dado cuenta que tengo el blog abandonado y de que mi propósito de actualizarlo una vez por semana cada vez se me está haciendo más cuesta arriba.

Tengo un montón de ideas en la cabeza pero poco tiempo para llevarlas a cabo.

Aún así después de una semana de galletas de comunión necesitaba desconectar y hacer algo diferente,pero a la vez he estado bastante cansada así tenía que buscar una forma distinta de glasear y colorear una galleta sin la pesadez de tener que llenar las mangas pasteleras con mil colores distintos,así que se me ocurrió está galleta arcoiris.








Como siempre vengo con un tutorial muuuuuuuy fácil.La receta de galletas que he usado es la de vainilla,podréis encontrarla aquí y recordad que os enseño aquí todos los trucos para conseguir unas galletas totalmente planas y sin irregularidades.

Así que una vez sabido esto podemos empezar.


Necesitaremos colorantes de varios colores,si son colores vivos mejor que mejor,mis preferidos son los americolor.

Simplemente con un pincel redondo y disolviendo el colorante en alcohol comestible transparente tipo vodka,nos pondremos a pintar líneas sobre nuestras galletas,alternando los colores.

Cuanto más finas hagáis las líneas más bonito quedará el efecto final,así que este punto es importante.

Dejamos pasar unos minutos para que seque esta capa de color y procedemos a cubrir la galleta con una fina capa de glasa.

En mi caso,he usado la glasa de consistencia de 20 segundos que siempre os explico en los post.

En el caso de hoy la forma de glasear será diferente.

Nos ayudaremos de un pincel lo más grande posible y plano y mojándolo en la glasa pincelaremos toda la superficie de nuestra galleta,dejándola lo más uniforme posible.




Yo le he dado varias pasadas y el resultado final ha sido éste.




Ahora lo ideal sería dejar secar la glasa de un día para otro,pero en el caso del corazón central de esta galleta el trabajo de raspado se haría interminable,así que después de dejar pasar una media hora para no estropear el resto de la galleta,cogemos un cortador más pequeño y lo colocamos en el centro y ayudándonos de un trozo de papel de cocina o similar limpiamos la glasa que queda en el interior del cortador de forma que los colores que habíamos pintado inicialmente quedarán al descubierto.





Para el resto de detalles dejaremos secar la glasa completamente.Esto dependerá de la humedad del ambiente pero será mínimo unas 8 horas y procederemos a hacer el gradabo del dibujo que queramos con una esteca punzón.

El resultado será una galleta colorida como esta y además muy fácil de hacer pues ni siquiera hace falta tener conocimientos previos de glaseado.




Si aún así quieres dar una paso más en la decoración de tus galletas recuerda que tienes un índice con todos los tutoriales que hay hasta el momento y si lo que quieres es aprender a pintar galletas,te he preparado un proyecto de nivel intermedio para que lo consigas de forma fácil,puedes verlo pinchando aquí.

Es todo por hoy,si te ha gustado no olvides suscribirte en el botón de arriba y seguirme por facebook para no perderte ninguna novedad.

Recuerda que tus comentarios y tus sugerencias serán bienvenidos,que tengas una dulce semana.